Desde pequeña, Gloria Revert sabía que la música era su pasión y, tras los estudios, decidió dedicar su vida al piano.

Pese a que el camino no siempre fue fácil -siempre ha tenido que compaginar su vida laboral, académica y familiar-, Gloria consiguió sacarse en dos años el Máster de Interpretación e Investigación Musical de la Universidad Internacional de Valencia (UIV).

"Tiene una capacidad de sacrificio y una dedicación admirables", cuenta su marido, que se ha convertido en uno de sus principales apoyos en este camino.

Él mismo apunta que, si no llega a ser por "esa capacidad tesón, de voluntad y de amor propio", no hubiera sido posible su éxito en el máster de la Universidad Internacional de Valencia.