1993, el Big Bang de la era de los dinosaurios en la cultura pop

1993, el Big Bang de la era de los dinosaurios en la cultura pop

¿Jurassic World? Ya en los años 90 teníamos una obsesiva adicción a los dinosaurios

Parece que los dinosaurios vuelven a estar en todas, partes, o al menos el cine vuelve a hacerles caso. Puede que el estreno de una película como ‘Jurassic World: el reino caído’ responda más a una cuestión de nostalgia que a un interés por esos gigantescos monstruos que poblaron la tierra hace 65 millones de años. Pero esto no tiene nada que ver con la, obsesiva, patológica, dinosauriomanía de los 90. Y el año de estreno de ‘Parque Jurásico’, 1993, fue su apogeo.

Jurassic Park
Jurassic Park | Agencias

JORGE LOSER | @loserjorge | Madrid | Actualizado el 08/06/2018 a las 09:59 horas

Seguro que recuerdas aquella tendencia cultural en la que los dinos estaban prácticamente en todas partes. Películas, cómics, dibujos animados, videojuegos… si eras un niño por esa época, probablemente conserves un par de cosas relacionadas con la moda. Lo reptiles prehistóricos siempre han estado en el imaginario de la fantasía, el cine, la literatura de aventuras y los juguetes. ¿Quién no ha tenido un muñeco que imita a un tiranosaurio a escala? Pero sin hacer mucha memoria, hubo un año en el que fueron más populares que nunca. Su apogeo. Por alguna razón, 1993 atrajo el interés del mundo sobre los colosos que caminaron alguna vez sobre la tierra.

Es posible que Steven Spielberg tuviera algo que ver, gracias al estreno de la archiconocida ‘Parque Jurásico’, que produjo tal avalancha de taquilla que hizo que la fiebre por los mismos subiera como la espuma. Sin embargo, ese interés no fue tan repentino, claro. En 1988 había aparecido una película animada del, por aquel entonces idolatrado, Don Bluth, con la producción ejecutiva de Steven Spielberg y George Lucas. ‘En busca del valle encantado’ fue una película animada para niños diferente, fantástica, y más que un poco triste. Sus trescientas secuelas no alcanzaron su nivel, pero la original puede ser vista como la abuela de todo el movimiento.

 

Sin embargo, el mayor evento temático de dinosaurios fue obviamente ‘Parque Jurásico’. La novela en la que se basaba era un relato de ciencia ficción y aventuras, escrita por Michael Crichton en 1990 y trataba sobre el campo de la ingeniería genética aplicada al comercio y la explotación de animales. Algo que hizo plausible que imagináramos que podíamos llegar a ver a los animales alguna vez. Era más esa idea de que podemos tener a un bicho de estos enfrente que la propia novela o la película la que desencadenaron una avalancha de producciones. No todas fueron después de la película de Spielberg, pero muchas si se aprovecharon de ello.

Una de las primeras, que es probable que no vieras fue ‘Adventures in Dinosaur City’. Una rareza bastante olvidada estrenada en el 92, que no llegó a España, sobre tres niños que son absorbidos por el universo de su programa de televisión favorito. Gracias a su padre, que también es un científico loco, son absorbidos por Dinosaur World, donde los dinosaurios usan ropa y hacen cosas de humano en los 90, aunque viven pared a pared con los hombres de las cavernas.

 

Pero la explosión de verdad llegó en el 93. Una de las primeras muestras fue ‘Rex, un dinosaurio en Nueva York’ fue un clásico básico para los niños de los años 90. La típica película que no dejábamos de ver en VHS constantemente. Curiosamente, también fue producida por Steven Spielberg y lanzado el mismo año que ‘Parque Jurásico’. La trama trataba de un grupo de dinosaurios llevados al presente para hacerlos más inteligentes y cumplir los deseos de los niños, pero había villanos que querían convertirlos en bestias de nuevo. Tenía a gente como John Goodman, Jay Leno o Julia Child en las voces originales.

 

‘Prehisteria!’ apareció el mismo mes que ‘Parque Jurásico’ pero casi nadie la vio porque su estreno fue directo a VHS. Su mayor reclamo era tener al niño de ‘El último gran héroe’ haciendo el tonto con dinosaurios, pero el conjunto era algo bastante aburrido, probablemente porque los dinosaurios eran muy pequeños. ¿Qué película de dinosaurios utiliza unos de tamaño mascota en lugar de ser grandes y aterradores, como se supone que deberían ser?

 

Otra de las maravillosas locuras que ocurrieron en los 90 fue la aparición de la película del videojuego ‘Super Mario Bros’, que tiene el gran mérito de estar en muchas listas de las peores películas que se hayan hecho nunca. Curiosamente, se estrenó un par de semanas antes de la de Spielberg. Los niños de todo el mundo se quedaron boquiabiertos ante la insensatez y el dislate de esta película. Para empezar sucede en una sociedad distópica alternativa en la que la humanidad coexiste con los dinosaurios. Personas que se transforman en híbridos y la mascota del juego, Yoshi, es aquí un pequeño tiranosaurio, muy bien hecho, por cierto.

 

También antes de la película de Spielberg apareció ‘Carnosaur’, una película de terror de dinosaurios que llegó antes a los cines para pasar rápidamente a la televisión. Roger Corman era un lince y se aprovechó de la idea de la novela para sacar su copia barata no apta para niños y alta en colesterol, sangre y pechos por doquier. Aquí, una poderosa corporación de empresas que cría… ¡gallinas! consigue clonar un dinosaurio carnívoro a partir de unos huevos. Generó sus propias secuelas y todo.

 

Y bueno, en junio de 1993 llegó la película que todos conocemos. El CGI aún no se había probado en la industria y en la taquilla. Hollywood se mostraba reacio a apostar por los efectos especiales de alta tecnología por culpa del fracaso de ‘Tron’. Pero ’Parque Jurásico’ fue una revolución en las películas tan importante como la llegada del sonido en 1927, y lo más importante, fue una revolución popular. El asombro de Sam Neill y Laura Dern al ver un braquiosaurio era un espejo del público en las salas en ese momento. Por primera vez creyeron y los dinosaurios fueron, desde ese día, una constante en todas las facetas de la cultura pop. Para hacernos una idea, estos eran los anuncios de McDonalds de la época.

 

El cine de saurios no termino ahí, claro. El 93 fue la explosión, que continuaría con distintas explotaciones del concepto como la propia secuela de Spielberg. Una de las muestras más raras y curiosas fue la demencial ‘Tammy and the T-Rex’, sobre un adolescente asesinado (nada menos que Paul Walker), cuyo cerebro es trasplantado a un dinosaurio hecho con animatronics. La nueva obsesión del chaval es la venganza, incluso una vez se reencuentra con su novia, que no es otra que Denise Richards. Suena como un drama romántico fantástico pero es más bien una especie de remake idiota de ‘Ghost’ en clave adolescente en la que en vez de fantasma, el novio es un tiranosauro. 90’s en vena.

 

Pero los dinosaurios no solo estaban en el cine, claro. ¿Quién no recuerda el arcade de 'Cadillacs y dinosaurios'? Bajo el nombre del juego se sostuvo una franquicia con cómics y hasta una serie de televisión, que apareció también en 1993. Lamentablemente solo se emitió durante 13 episodios. En estos se mostraba un futuro distópico en el que hay dinosaurios y… Cadillacs clásicos. Porque si haces una serie postapocalíptica como ‘The Walking Dead’, antes de dejar que se repita hay que poner uno de estos dos ingredientes. Además tenía su pequeño mensaje sobre los efectos catastróficos que los humanos tienen sobre el medio ambiente de la Tierra.

 

Otro de los pilares televisivos de la época fue la serie ‘Dinosaurios’, que aunque duró cuatro temporadas vivió su etapa de oro durante el 93. Básicamente era una especie de versión de ‘Los Simpson’ o ‘Cosas de casa’ con una familia de dinosaurios. Una de esas ideas geniales del añorado Jim Henson, con las mismas aventuras y situaciones tan habituales de ese tipo de sitcoms, desde los problemas que pasan los adolescentes, peleas, tristezas, logros, o el gran problema de la extinción. Los que pudieron ver el último episodio de la serie acabaron horrorizados al saber que los Sinclair iban a morir sin remedio, por culpa de los gases invernadero que congelan el planeta. Una predicción no muy exacta del cambio climático pero tremendamente deprimente para ser la coda de una serie infantil-juvenil.

 

Ese mismo año, en España, la dinosauriomanía estuvo rugiendo a pleno rendimiento. Muchos niños empezamos la colección de fascículos de Planeta de Agostini para construir al Tiranosaurio, pero pronto aprendimos que todas las entregas no iban a estar tan baratas como la primera, por lo que gastarse la paga en un librito semanal era un poco contraproducente para equilibrar el presupuesto de fin de semana para gominolas.

 

Algo más asequible, pero bastante más costoso para las arterias eran los cromos de Bollycao, también en 1993, durante la era dorada de los dinosaurios, crearon su minicolección con su álbum y todo. Así, a cada merienda y chute de grasa coloreada de color chocolate tenías un sobre de cromos para completar un álbum que te explicaba la tipología de cada dinosaurio con ilustraciones de esas que ya no se suelen ver.

Dinosaurios | Agencias

Por supuesto, no se puede hablar de los noventa en España sin hablar de bakalao. El tecno, las pastis, las raves… no serían lo mismo sin los recopilatorios como ‘Bolero Mix’ o ‘Máquina total’. Era muy común que hicieran remezclas con las películas de moda del año, o lo que estuviera pasando en cada momento.

 

En 1993, con todo el subiduki dinosauril, apareció el volumen 6 de la infame colección. El tema no podía ser otro que los gigantes prehistóricos y la cosa sonaba a fiesta en medio de la jungla. Tengan estos sonidos en sus pensamientos cuando les hablen de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.