Cerámicas y adornos arrojan luz sobre la expansión mediteránea del Neolítico

Cerámicas y adornos arrojan luz sobre la expansión mediteránea del Neolítico

Cerámicas y adornos arrojan luz sobre la expansión mediteránea del Neolítico

Un equipo científico de Francia y España ha realizado un estudio global a partir del análisis estadístico de cerámicas y adornos neolíticos para profundizar en el conocimiento del proceso de 'neolitización' en el Mediterráneo occidental. El trabajo revela que hubo más intercambio de cerámica que de adornos, ya que estos últimos tenían usos más simbólicos y personales.

Ceramicas y adornos arrojan luz sobre la expansion mediteranea del Neolitico
Ceramicas y adornos arrojan luz sobre la expansion mediteranea del Neolitico | Sinc

Investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS, por sus siglas en francés), la Universidad de Burdeos, la Universidad de Toulouse Jean Jaurès y la Universidad de Valladolid (UVa) ha realizado un estudio global a partir del análisis estadístico de cerámicas y adornos neolíticos.

Según los autores, las cerámicas y adornos expresan diferentes grados de interacción cultural que pueden haber facilitado la rápida y exitosa expansión de las primeras sociedades agrícolas en esta región, un proceso que tuvo lugar en apenas 300-400 años.

Como explica el investigador del Departamento de Prehistoria de la UVa Iñigo García-Martínez de Lagrán, el Neolítico es un proceso de expansión “no sólo de elementos materiales sino de nuevas tecnologías, como la agricultura y la ganadería, y aún más, de toda una nueva visión del mundo y de relación con la naturaleza”.

Aunque el proceso de neolitización del Mediterráneo occidental está bastante claro en la actualidad, existen ciertas lagunas en los momentos iniciales, hace aproximadamente entre 7.800 y 7.300 años, en que los datos arqueológicos no son muy abundantes.

‘Neolitización’ a gran escala

Por ello, el objetivo principal del trabajo, publicado en la revista PLOS One, ha sido profundizar en esa rápida expansión y en las interacciones entre las distintas comunidades, los grupos neolíticos colonos y las comunidades locales mesolíticas. “Se ha buscado, por un lado, definir las características principales de la 'neolitización' a gran escala, en amplios territorios y entre grandes conjuntos arqueológicos y, por otro, caracterizar la microescala de este proceso, detallando las interacciones entre los grupos y su relación evolutiva, a partir del potencial interpretativo que nos ofrecen las cerámicas y los adornos”, precisa el investigador de la UVa.

Tanto las cerámicas como los adornos presentan dos grandes ventajas respecto a otros elementos arqueológicos. En primer lugar, son muy abundantes en el registro del Neolítico antiguo y de la Prehistoria reciente en general, especialmente la cerámica.

Además, se conservan muy bien y presentan una gran cantidad de variables de estudio, como la tipometría, la tipología o la decoración. De su análisis, se pueden extraer gran cantidad de datos y de interpretaciones. De hecho, estudios previos tanto arqueológicos como etnográficos han demostrado su enorme potencial a la hora de establecer y definir grupos culturales y procesos de relación y evolución entre ellos a lo largo del espacio y del tiempo.

“Estos dos elementos nos permiten estudiar dos realidades distintas pero complementarias del proceso de neolitización, por un lado, una tecnología novedosa que llega al territorio desde otras zonas, como la cerámica, y, por otro, los adornos personales, que contaban con una tradición antigua en las comunidades locales de cazadores-recolectores y en las colonas neolíticas”, detalla.

El estudio realiza interesantes aportaciones. En el caso de la cerámica, varió más a lo largo del espacio y del tiempo, “lo que indica que la circulación y el préstamo de sus rasgos culturales y simbólicos ocurrieron a nivel local, tal vez, con el objetivo de reforzar la identidad grupal”. Las características de los adornos personales, en cambio, no circularon ni se intercambiaron tanto.

Valores simbólicos

“La tradición ornamental fue mucho más conservadora que la cerámica, muy probablemente debido a que no era una tecnología novedosa para los grupos implicados. Los valores simbólicos e incluso personales de los adornos se mantuvieron, con unos reajustes culturales distintos en ambos elementos”, resume el experto.

No obstante, “el estudio conjunto de estas diferencias muestra un proceso mucho más variado y complejo en el que debemos analizar cada elemento arqueológico individualmente pero interpretarlo en un marco global”, agrega. El estudio, también ha permitido comprobar que las unidades arqueológicas, los grupos o comunidades que los prehistoriadores definen a partir de los restos de las excavaciones para realizar los estudios, tienen validez.

“Los estudios globales no son muy abundantes en la investigación, y es imposible saber cómo llega el Neolítico a la Meseta sin conocer cómo lo hace al valle del Ebro o a la zona mediterránea, y hasta allí desde el sur de Francia o el Norte de África, etc. Tal vez este sea uno de los puntos más destacables de nuestro trabajo”, asegura el investigador.

Por otro lado, el hecho de que los estudios desarrollados por diferentes equipos investigadores tengan una metodología similar que permita su comparación y estudio conjunto, “tiene un gran valor científico porque no es una situación muy frecuente”, señala.

Referencia bibliográfica

Rigaud S, Manen C, García-Martínez de Lagrán. "Symbols in motion: Flexible cultural boundaries and the fast spread of the Neolithic in the western Mediterranean". PLoS ONE 13(5) (2018): e0196488. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0196488

SINC | Sinc | Madrid | Actualizado el 17/05/2018 a las 13:16 horas

Los mas vistos

Venus Gillette

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.