PREPÁRATE PARA LO QUE TE ESPERA

PREPÁRATE PARA LO QUE TE ESPERA

Diez datos sobre tecnología que cerrarán la boca a tu cuñado en Nochebuena

No sólo hay que prestar atención a la decoración, los platos o la vestimenta cuando se trata de prepararse para el banquete de Nochebuena o Nochevieja. Si quieres quedar bien en las reuniones navideñas y no dar excusas a tu cuñado para que haga comentarios hirientes, también tendrás que manejar un repertorio de anécdotas y curiosidades de primer nivel que te permitan dominar cualquier conversación que se produzca durante la velada.

Navidad
Navidad | Pablo Fernández en flickr

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid | Actualizado el 22/03/2018 a las 02:37 horas

Se acercan las Navidades, una época en la que compartimos mesa y mantel con nuestra casi siempre querida familia. Y decimos casi porque, además de alguna otra vicisitud, seguro que en tu casa también te toca compartir velada con el típico 'cuñado' que habla de todo lo que sabe -como si te interesara- y de lo que no sabe -como si no se le notara-.

Nosotros somos expertos en tecnología, así que vamos a darte las claves en materia de unos y ceros. Al fin y al cabo, la política y los demás asuntos espinosos mejor dejarlos fuera de este tipo de celebraciones, no vaya a ser que la comida acabe volando por los aires.

Un chip tan potente como el Macintosh original

Cuando tengas que asestar el primer golpe a tu cuñado, pregúntale ante todos los presentes si alguna vez se ha planteado lo que hay dentro del cargador de su Macbook.

La circuitería de ese pequeño elemento del portátil (que cabe en una mano) es mucho más compleja de lo que uno espera, incluido el microprocesador de 16 bit que monitoriza el voltaje y la corriente y que se encarga de activar la salida cuando está conectado a un ordenador y desactivarla cuando está desenchufado.

El dato sorprendente es que tan pequeño componente cuenta él solito con una potencia equiparable en potencia al de un Macintosh original.

Facebook es azul porque su fundador es daltónico

Segundo ‘round’. Tu cuñado va a quedar muy tocado después de este despliegue de conocimientos. Ahora toca hablar de la red social por excelencia, la que usan todos los que están sentados a la mesa.

¿Por qué predomina en su interfaz el color azul? Resulta que se debe a que su creador, Mark Zuckerberg, descubrió mediante un test online que era daltónico, con problemas para distinguir rojo y verde.

“El azul es el color más rico para mí”, le dijo a un periodista del 'New Yorker'. “Puedo ver todos los tonos de azul”. De ahí que Facebook no sea, por ejemplo, amarillo (guiño a los pequeños de la mesa: sabéis que el amarillo es una combinación de rojo y verde, ¿no?)

Una pizza comprada con bitcoines en 2010 valdría hoy...

Sacar un tema de actualidad hará que sigas sumando puntos. Con el Bitcoin que no para de crecer, una referencia a la moneda virtual por excelencia te permitirá no sólo explicar su funcionamiento a todos los que asisten a la cena, algo que a tu cuñado se le escapa, sino también contar la anécdota del programador que pagó 10.000 bitcoines en 2010 por una pizza, cuando el valor de la criptodivisa aún estaba por debajo de 1 dólar.

Si hubiera cenado cualquier otra cosa, aquel activo se habría revalorizado y, en el momento de escribir estas líneas, tendría más de 188 millones de dólares (casi 160 millones de euros). Hay una cuenta de Twitter que registra cada día el valor de aquella @bitcoin_pizza.

Pizza en el espacio | Pixabay

El 11 de abril de 1954 fue el día más aburrido

Cuando la fiesta decaiga (que siempre lo hace) y la gente se empiece a preguntar si no es el día más aburrido de la historia, ten a mano lo siguiente para remontar. Un programa desarrollado por un investigador de la Universidad de Cambridge analizó la actualidad de cada jornada desde comienzos del siglo XX para averiguar cuál fue la más aburrida que la humanidad ha tenido que sufrir.

El veredicto: 11 de abril de 1954. Unas elecciones generales en Bélgica y el nacimiento de un científico turco, Abdullah Atalar, es todo lo que sucedió en aquella fecha que, paradójicamente, se ha vuelto interesante por ser la más tediosa en mucho tiempo.

Una anciana dejó sin internet a todo un país

Muy distinto al 11-A fue para los ciudadanos de Armenia el día de septiembre de 2015 que tuvieron que pasar sin conexión a internet. Todo el país. ¿Os imagináis sobrevivir a eso? Tu prima adolescente, que estará echándose una foto para Snapchat (la enésima) cuando relates la historia, no podrá por menos que levantar la vista del móvil por primera vez en toda la noche para exhibir su rostro más horrorizado (quizá hasta comparta el dato con sus seguidores).

Resulta que una señora de Georgia de 75 años se cargó el cable que conectaba la nación vecina con el resto de la Aldea Global mientras cavaba con su pala, dejando a todos sus habitantes sin acceso a la Red durante 12 horas. También causó graves problemas a sus compatriotas y a la buena gente de Azerbaiyán. En España, año 2017, la hubiéramos puesto a caldo en Twitter. Oh, espera...

En lo alto del Everest hay 4G

Seguro que en algún momento del festín tu cuñado saca a relucir sus viajes, esos tan maravillosos que hace por los cinco continentes porque puede pagarlo y porque tiene que acumular selfies que mostrar durante las celebraciones navideñas. Para cuando eso suceda, ten esta pregunta preparada: ¿sabías que en el Everest hay 4G?

Seguro que funciona regular en el pueblo de los yayos donde habrá que hacer parada obligatoria estas fiestas, pero en la montaña más alta del planeta, a más de 5.000 metros sobre el nivel del mar, va a las mil maravillas gracias a Huawei y China Mobile.

Fotografía de la cordillera himalaya y el Monte Everest, la montaña más alta de la Tierra | EFE

El primer ‘robot’ que ganó al ajedrez a los humanos

Entre los siglos XVIII y XIX, mucho antes de que el famoso Deep Blue de IBM venciera a Gary Kasparov en las partidas de ajedrez más mediáticas de todos los tiempos, otro robot más antiguo se paseó por el mundo derrotando a personalidades de la talla de Napoleón o Benjamin Franklin. Menuda sorpresa, ¿eh?

Bueno, también lo fue para la gente de la época cuando se descubrió que en realidad era un humano dentro de una caja...

La webcam la inventaron unos vagos para saber si había café

Tras la comilona, llega el momento del café. 'Impasse' perfecto para que deleites a tus familiares con la historia de la creación de la primera webcam.

Resulta que en el viejo laboratorio de informática de la Universidad de Cambridge, allá por principios de los años '90, a los investigadores, perezosos ellos, se les ocurrió una forma de saber en todo momento si en la cafetera quedaba café recién hecho o ya se había terminado.

Así, instalaron una cámara que todos podían ver desde su ordenador. Cuando se les ocurrió conectarla a internet se hizo famosa de inmediato, ya que la novedad resultaba llamativa en los albores de las tres uves dobles. La primera webcam nació por desidia y por amor al café. Cuñado, que no se te atragante el tuyo.

Lo primero que se vendió a través de internet fue marihuana

Esta anécdota resérvala para contarla cuando los menores se hayan ido a la cama y los mayores empecéis con las copas. A principios de los años '70, los estudiantes del laboratorio de inteligencia artificial de la Universidad de Stanford utilizaron sus cuentas de Arpanet (la antecesora de internet tal y como lo conocemos) para realizar una transacción con sus colegas del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Y resulta que antes de que surgieran Amazon o eBay, la primera piedra del comercio electrónico la puso el tráfico de estupefacientes: aquellos universitarios utilizaron la red para cerrar la compraventa de una cierta cantidad de marihuana.

Mucho cuidado con la WhatsAppitis

Para poner la guinda a la velada, un cuento de Navidad. A una doctora de Urgencias de 27 años embarazada le tocó hacer guardia durante la Nochebuena de 2013. Tanto trabajó que los mensajes de felicitación se acumularon en su smartphone.

Al día siguiente, cuando se puso a contestarlos, se tiró 6 horas sosteniendo su móvil de 130 gramos... y las muñecas comenzaron a dolerle. El diagnóstico: WhatsAppitis. Le recetaron antiinflamatorios y reposo, pero no se abstuvo totalmente de usar el móvil, pues el 31 de diciembre volvió a responder a la oleada de mensajes propia de la Nochevieja.

Su historia ha quedado para la posteridad en un 'paper' que es material de primera para amenizar cualquier celebración navideña.

Más noticias

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.