1992, EL AÑO EN EL QUE NO CREÍMOS LOS MEJORES

1992, EL AÑO EN EL QUE NO CREÍMOS LOS MEJORES

Muchas colas, paella a 1.000 pesetas el plato y un Curro que casi se ahoga: la cara B de la Expo 92

Hace 25 años Lady Di, Gorvachov o Fidel se paseaban por la Cartuja. La Expo de Sevilla fue un éxito contra todo pronóstico: se incendiaron dos pabellones y se temió no llegar a tiempo. 40 millones de personas hicieron hasta seis horas de cola.

Curro empezó gafado. Se subió a la Nao Victoria para su botadura y se hundió. Tuvieron que rescatarle.

Luego llegaron los dramas: se quemaron dos pabellones y las obras iban con retraso. Pero al final, la desierta isla de la Cartuja se llenó. Carmen Maura y Antonio Banderas, nuestras estrellas del momento, lo inauguraron vía satélite para el mundo.

Primera sorpresa: fue tanta gente que la noticia eran las colas. También se hablaba del calor. Prohibieron mojarse en las fuentes, pero los pies de medio planeta acabaron aquí a remojo. La gente acababa molida, pero contenta.

Todos recuerdan la comida: lo mala y cara que era esa 'paella queen' a 1.000 pesetas. Así que la gente se llevaba el tupper de casa, con navaja incluida. En los arcos de seguridad requisaban miles de cuchillos cada día.

Eramos tan novatos en grandes eventos, que en la tele nos avisaban para que no nos dejáramos llevar por los souvenirs.

En la Expo 92 tuvimos que ponernos al día con los idiomas. Cómo olvidar el pabellón de Japón y sus seis horas de cola o el australiano que batió el récord de estrechar manos.

Pero también recordamos lo bien que nos lo pasamos. Por fin nos asomábamos a lo moderno y lo disfrutamos.

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

LOS HYGGE

Conoce qué es el 'hygge'

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.