¿LA VIDA SIGUE IGUAL? I ARTURO PÉREZ-REVERTE

¿LA VIDA SIGUE IGUAL? I ARTURO PÉREZ-REVERTE

“Los españoles somos de barricada. Somos el conmigo o contra mí”

Jordi Évole lee los artículos de Arturo Pérez-Reverte y ve a una persona indignada, cabreada… El escritor asegura que España es un país maldito históricamente, donde los ciudadanos confunden cabreo con revolución. Habla de la falta de una coordinación entre toda la sociedad para cambiar las cosas. “Si ahora hubiera una revolución en la calle la gente saldría para ver si le han quemado su coche lo primero”, explica.

Arturo Pérez-Reverte se desahoga escribiendo frente al resto de la sociedad que lo que tiene “es un desahogo problemático”. Explica que antiguamente cuando las cosas iban mal había ideas e intelectuales que tiraban de esas ideas y las estiraban. Ahora no hay esos líderes. “La sociedad está indefensa, está huérfana”, comenta. No tiene coordinación, esa “columna vertebral que haga que la sociedad estalle de forma global. Esa acción coordinada común que permitiría cambiar, esa revolución que permite cambiar las cosas”.

Pérez-Reverte pone como ejemplo Ciutat Meridiana. “Si arde, arderá el sólo”. Una revolución global que el escritor cree que ya es imposible porque “vivimos en un mundo en el cual hay demasiados mecanismos de anestesia. Incluso el miserable tiene cosas que perder”.

Hace 15 años, Pérez-Reverte escribía un artículo donde hablaba de las élites políticas y económicas que iban a reventar el futuro. “¿Eso no lo veía nadie más? ¿No lo veían los políticos, los economistas, los intelectuales…?”.

Explica que se sabía que se estaba viviendo en “un mundo irreal” y tiene claro que la gente quiere que acabe la crisis “para volver a hacer exactamente lo mismo que hacía antes”. “No va a cambiar nada de nada”. Un discurso que puede motivar al cambio pero que es “una utopía”.

El escritor asegura que “España es un país que está maldito históricamente”. Pone el ejemplo del Concilio de Trento y la Revolución Francesa. Explica que en el país “somos más reaccionarios que revolucionarios”.

Y es que “confundimos cabreo con crítica, con revolución”. ”Nos han manipulado tanto tantas veces que hasta de lo que podemos estar orgullosos lo utilizamos como arma arrojadiza”. “Somos de barricada, somos el conmigo o contra mí”, comenta.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.