EL PORQUÉ DE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL MERCADO DE VIVIENDA

EL PORQUÉ DE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL MERCADO DE VIVIENDA

Ramón Betrán: "El franquismo buscaba convertir a la población en propietaria para amansarla"

El equipo de 'Salvados' entrevista a Javier Burón, exviceconsejero de Vivienda del Gobierno Vasco y Ramón Betrán, arquitecto urbanista para averiguar por qué hay más de 3,5 millones de viviendas vacías y por qué los españoles prefieren vivir en una casa de propiedad a una de alquiler como ocurre en otros países. Y es que según afirma Betrán el origen del problema está en la apuesta del franquismo por convertir a los españoles en propietarios porque "la propiedad amansa".

El arquitecto urbanista Ramón Betrán explica en ‘Salvados’ que la situación actual del mercado de vivienda, “es la consecuencia lógica de una política de vivienda franquista que pretende la creación de un sector  industrial potente que mitigue el paro, esa es la teoría, que dé trabajo a la gente y que produzca una actividad en un país que tiene muy difícil la salida al exterior”.

Betrán asegura que en esa época “la vivienda protegida española se convierte en un negocio”. El arquitecto pone como ejemplo de esta desviación de fondos públicos hacia el sector privado, “la vivienda subvencionada, para la que se regulan unas ayudas que se le dan al promotor, al constructor de la vivienda, de 30.000 pesetas por unidad, a la que a cambio no se le pone ninguna condición”.

El arquitecto urbanista explica que “el hombre puede construir lo que le dé la gana y cobrará 30.000 pesetas”. Lo que les interesaba era “construir cuantas más mejor, y además, cuanto peor sea la calidad, mayor será, obviamente, el beneficio que obtenga”. “Esa es una de las herencias más lamentables que tenemos  de la política económica franquista. Son viviendas que ahora mismo están todavía ahí y que tienen  una muy difícil reutilización”, comenta.

Y es que, según Ramón Betrán, “el régimen franquista tiene un interés, como es natural, muy agudo por convertir a la población española entera  en una población de propietarios. La propiedad desde luego amansa. Cuando el obrero se convierte en propietario, inmediatamente  baja el tono reivindicativo. La persona que tiene una deuda importante durante muchos años, y además tiene familia, como suele ocurrir con el comprador de vivienda, no se puede permitir el lujo de ser un rebelde”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.