EL RESTO DEL DINERO NUNCA SE SUPO DONDE ACABÓ

EL RESTO DEL DINERO NUNCA SE SUPO DONDE ACABÓ

Isaías Lafuente: "Las empresas privadas tenían que pagar 14 pesetas a los presos, pero sólo recibían 50 céntimos"

Isaías Lafuente, explica en Salvados que los presos políticos podían trabajar para el Estado o para empresas privadas. En el caso de que fuera para alguna empresa, ésta tenía la obligación de pagar al preso "el salario mínimo de 14 pesetas", pero luego solo recibían 50 céntimos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.