SECRETARIA GENERAL DE LA CEAR

SECRETARIA GENERAL DE LA CEAR

Estrella Galán: “La imagen de invasión que tratan de darnos no responde a la realidad”

Según apuntan datos oficiales, son 30.000 los subsaharianos que esperan cruzar la valla. Estrella Galán, secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, explica a Jordi Évole que con esos datos se está hablando de “la cifra total de inmigrantes que hay en todo Marruecos y no todos ellos tienen la intención de pasar a Europa”. Además, asegura que las personas que saltan la valla, abarcan escasamente un 5% del porcentaje de inmigrantes que entran a España por lo que “la imagen de invasión que tratan de darnos no responde a la realidad”.

Jordi Évole entrevista a Estrella Galán, secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, en la playa de Melilla, un lugar donde han acudido pateras, “una constatación de lo que pasa en esta ciudad. Es una frontera muy frágil porque realmente está en medio de un continente que requiere una atención especial porque la riqueza del norte está empobreciendo al sur y eso es lo que provoca los movimientos humanos”, comenta Estrella.

Ceuta y Melilla se han convertido en los últimos meses en foco de atención mediático por el problema de la inmigración y según los medios, 30.000 subsaharianos están esperando para entrar en España. Estrella asegura que ellos desconocen “esas fuentes. Carecen de rigurosidad”. Sus equipos están trabajando directamente en las fronteras “no tienen constancia de esos números”, comenta. Entienden que se está hablando de “los 30.000 inmigrantes que hay en todo Marruecos viviendo como inmigrantes y no todos ellos tienen la intención de pasar a Europa”.

Se ha hablado en las últimas semanas de avalancha de inmigrantes, algo que no es así, ya que la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado explica que “los datos de lo que hablan es que en 2013 hubo en torno a 3.600 entradas de inmigrantes ilegales por Ceuta y Melilla, lo que supone escasamente un 5% del porcentaje de inmigrantes que entra a España. Entonces la alarma realmente no es tal como se trata de plantear”. Por tanto, la imagen de “invasión que tratan de darnos no responde a la realidad”. Una imagen interesada porque “se está construyendo un discurso donde se plantea España como un país con alta presión migratoria que no responde a los datos que en otras ocasiones sí que ha tenido España”, comenta Estrella Galán.

"A partir de la tragedia de Ceuta, se empiezan a dar datos de avalanchas"

Lo que sorprende a la secretaria es el mensaje que se emite de avalancha. “Estos mensajes hace unos meses eran de ‘España está controlando perfectamente sus fronteras' y precisamente a partir de la tragedia de Ceuta cambian el discurso y empiezan a dar datos de avalanchas, mensaje de asalto para generar una situación favorable para lo que sucedió en Ceuta no se viva de una manera tan grave como es la violación de derechos humanos que ha puesto en evidencia que para algunas instituciones para el control de fronteras vale todo”, explica Galán.

Cree que el Gobierno pretende con este mensaje endurecer de nuevo las condiciones de la entrada de inmigrantes. “Nos han anunciado una posible reforma de la legislación. La Unión Europea ya lo ha planteado, pero entendemos que lo que se quiere trasladar es un mensaje para que la UE ponga su foco en estos puntos y se refuercen las ayudas”.

Estrella explica que cuando se anda por Melilla no se ve la presencia de inmigrantes subsaharianos. “En la ciudad no se les ve porque ellos viven en torno al CETI, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes que es donde se alojan las personas que saltan la valla durante un tiempo hasta que son trasladados a la Península o hasta que son devueltos o expulsados a su país de origen”, explica.

El CETI es un lugar de régimen abierto y depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social donde “se ponen en valor las políticas de integración y la convivencia de cara a prepararlos para la incorporación a la sociedad”, comenta la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Estrella le explica a Jordi Évole que el CETI “es un dispositivo muy positivo y necesario”. El problema que tienen es que está sobrecargado de personal porque tiene 480 plazas y hay unas 1.500 personas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.