VECINO EN POBREZA ENERGÉTICA

VECINO EN POBREZA ENERGÉTICA

“Si en el poder están robando, ¿por qué no lo voy a hacer yo que no tengo para comer?”

Jordi Évole se traslada a un barrio donde hay mucha gente reenganchada a los contadores de la luz porque les habían cortado ese suministro. Reconocen haberse reenganchado a la red eléctrica debido a su situación límite, a pesar de que les pueden llegar multas de seis a 60 millones de euros.

Una de las vecinas confiesa que ella es una de las personas que se ha reenganchado a los contadores de luz. “No me importa decirlo porque no puedo pagarla”, asegura. Y es que, este mes va a cobrar 62,66 euros de la renta mínima. La orden de corte de luz la tuvo antes de Navidad y el día dos de enero le cortaron la luz. Sin embargo, “me renganché al rato. Bajé al contador, pedí ayuda a una persona que sabía hacerlo y me hizo el favor de engancharme la luz”, confiesa.

Otro vecino asegura que él está reenganchado al gas porque le llegó una factura de casi 200 euros, con un plazo de 48 horas para pagarlo. No lo pudo pagar y el siete de enero “se colaron los de la compañía de gas en el patio de casa y me pusieron un cepo en la llave de paso”.

"Si me quieren llevar a la cárcel que me lleven"

Una pareja explica a Jordi Évole que les han cortado el gas a pesar de tener todas las facturas pagadas y les ha llegado una factura de reenganche de 120 euros que no pueden pagar. La mujer cobra al mes 380 euros por enfermedad y su marido nada. Estuvieron sin gas un mes y durante ese tiempo se arropaban con mantas e iban a casa de familiares a ducharse.

El hombre asegura que en el momento que se lo corten de nuevo porque sus familias no puedan ayudar más, hará “lo que haga falta que nuestros hijos se puedan duchar”, comenta. “Si en el poder están robando al pueblo ¿por qué no lo voy a hacer yo que no tengo para comer?”, asevera. Cote Romero, coordinadora de la plataforma por un Nuevo Modelo Energético, asegura que si les pillan lo del reenganche les pueden llegar multas de seis a 60 millones de euros. “Si me quieren llevar a la cárcel que me lleven. Se van a gastar más en mí en la cárcel que lo que te dan de paro. Así que cuando quieran que me lleven”, comenta un vecino.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.