CHICOTE PRUEBA LOS PLATOS DE 'EL POZO VIEJO'

CHICOTE PRUEBA LOS PLATOS DE 'EL POZO VIEJO'

“Tengo la impresión de que estoy chupando el suelo de la cocina”

Alberto Chicote prueba los platos de ‘El Pozo Viejo’, un tartar “aburrido, un lenguado al Champán que está fuera de lugar y un strogonoff  que es igual de aburrido que todo lo demás. A pesar de la carta “típica de los años 90”, al chef le llama otra cosa la atención: Un pozo, situado en el patio, que la gente visita para sacarse fotos.

Hasta Marbella se traslada el chef Alberto Chicote para reflotar ‘El Pozo Viejo’. Para hacerlo, comienza por probar los platos del restaurante. La carta es “la típica carta de un hotel de los años 90 en la costa”, comenta.

La degustación de la comida es “aburrida”. El tartar de aguacate le cansa y la lechuga de la ensalada mixta sabe a lejía. Un comentario que Manolo, el cocinero, lo justifica diciendo que es debido al paño que le ha puesto encima.

Mientras espera los demás platos, a Chicote le llama la atención que haya gente que entre al local y se vaya sin consumir. La propietaria le comenta que hay un pozo en el patio que la gente visita y se fotografía. Para el Alberto, “una joya”.

El lenguado al champan está bueno pero está fuera de lugar. Y es que “no vendría a Marbella a comerme esto, igual que no iría a París a comerme una paella”. Una crítica que tampoco acepta el chef del ‘El Pozo Viejo’.

Por último, llega el strogonoff, que “es igual de aburrido que todo lo demás”. “Es como darle al botón y llegar a 1990”, le dice a la camarera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.