PESADILLA EN LA COCINA DE 'EL POZO VIEJO'

PESADILLA EN LA COCINA DE 'EL POZO VIEJO'

Chicote se enfrenta al menú desfasado de 'El Pozo Viejo'

Pesadilla en la cocina apaga esta semana sus fogones y se enfrenta a su último reto de la temporada. En este último desafío, Alberto Chicote viaja hasta Marbella para intentar poner remedio a una situación insostenible, la de un restaurante que recién reabierto ya está en la cuerda floja: El Pozo Viejo.

A pesar de contar con todos los ingredientes para el éxito, el restaurante acaba de ponerse en manos de unos dueños que vienen de hundir un negocio anterior. Un local con muchos años de tradición y una ubicación inmejorable que se está ahogando por culpa de la desorganización de sus tres pilares: la dueña, el cocinero y la camarera. A esto se le suma una carta anclada en las tendencias de los comedores de los grandes hoteles costeros de hace más de dos décadas.

‘El Pozo Viejo’, un negocio con potencial y tradición pero a punto de la ruina
El Pozo Viejo es un restaurante con solera ubicado en una de las zonas más transitadas de la ciudad malagueña de Marbella. Rodeado de restaurantes de éxito y con el mérito de ser considerado uno de los restaurantes más antiguos de la ciudad marbellí, tiene todos los ingredientes para funcionar bien.

Sin embargo, hace tres meses cambió de manos y este nuevo equipo, que venía de hundir recientemente un salón de bodas, no ha hecho sino llevarlo al borde de la quiebra. De venir de un agujero a instalarse en otro que puede resultar peor.

Anclado en las tendencias gastronómicas de hace décadas en los hoteles de costa

Hoy en día, 'El Pozo Viejo' está regentado por una dueña más preocupada por la vida social que por sacar adelante su propio negocio. El cocinero, anclado en las tendencias gastronómicas de hace décadas en los hoteles de costa de gran tamaño, es un gran derrochador y aplica los antiguos conceptos a un pequeño restaurante del siglo XXI. Además, habitualmente se comporta como si fuera el propio dueño y su actitud afecta al curso del local.

El resultado: una comida anticuada y pretenciosa, y una desastrosa organización. Para hacerlo aún más difícil, la camarera, cuñada de la dueña, tiene una muy mala relación con el cocinero. No puede soportar ser testigo de su derroche y de la forma en la que maneja el negocio sin que nadie le diga nada. Un triángulo que no se soporta pero que al mismo tiempo necesita estar junto.

Alberto Chicote hará todo lo posible para que 'El Pozo Viejo' vuelva a ser el restaurante que fue una vez, que respire tranquilo y recupere los clientes que un local como este merece tener. Pero el difícil triángulo que lidera el restaurante no se lo pondrá nada fácil. Una tarea complicada en la que Alberto pondrá toda la carne en el asador para cerrar una temporada de casos exigentes, dueños imposibles y cocinas de lo menos salubres.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.