CON UNA PARTICIPACIÓN MASIVA

CON UNA PARTICIPACIÓN MASIVA

Cuando Adolfo Suárez llamó a Felipe González tras la aplastante victoria del PSOE en 1982: "Pásame con el nuevo presidente"

En 1982, los partidos debían convencer a un electorado que vivía tiempos difíciles: convivía con el miedo al golpismo y al terrorismo, sufría una inflación del 14% y un desempleo que se disparó hasta los dos millones de parados. Con la mayoría absoluta, Felipe González se convirtió en le nuevo presidente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.