EN OFRA, TENERIFE

EN OFRA, TENERIFE

Un perro peligroso, sin licencia y sin seguro ataca a su dueño provocándole heridas de gravedad en el brazo

Un joven ha tenido que ser hospitalizado de urgencia tras ser atacado por su perro. Según las investigaciones, el animal, que ha sido sometido a la eutanasia, no contaba con los requisitos legales para su posesión.

Los pitbull, considerados una raza peligrosa
Los pitbull, considerados una raza peligrosa | Archivo

Un joven de 26 años tuvo que ser trasladado al hospital tras ser atacado por su perro, encuadrado en la categoría de animales potencialmente peligrosos, en un domicilio situado en el barrio de Ofra, según ha informado la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife.

Para culminar este servicio policial fue necesario contar con el apoyo del personal del albergue comarcal de Valle Colino, puesto que el nivel de agresividad mostrado por este perro, un pitbull, impedía que fuera retirado en condiciones de seguridad, según han informado fuentes de la Policía Local.

Los hechos ocurrieron el pasado 15 de junio, cuando se recibió un aviso en la sala de comunicaciones 092 de la Policía Local alertando del ataque de un perro a su dueño y que le había causado importantes lesiones en un brazo, heridas por las que tuvo que ser atendido en el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC).

Los agentes recabaron información sobre los hechos, detectando que no se trataba del primer ataque de este animal a los moradores de la vivienda. De hecho, se logró confinar al animal en el interior del baño del domicilio.

Una vez evacuado el herido, los policías locales descubrieron que los dueños del animal no cumplían con los requisitos legales para su posesión, no contaban con la licencia municipal necesaria, ni con el seguro de responsabilidad civil obligatorio y tampoco estaba inscrito en el registro de animales potencialmente peligrosos.

A la vista de la situación se tramitaron sendas actas de infracción por estos hechos que serán remitidas al servicio municipal correspondiente. El propietario, de 26 años, autorizó el traslado del perro y su posterior eutanasia, ya se tenía constancia de que, al menos, había protagonizado previamente dos ataques graves a miembros de su familia.

Seguro que te interesa

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.