LOS VECINOS NO TEMEN UN POSIBLE CONTAGIO

LOS VECINOS NO TEMEN UN POSIBLE CONTAGIO

El niño contagiado por difteria responde al tratamiento con antitoxinas

El niño de seis años con difteria responde a la medicación antitoxinas que le administran en el hospital, aunque sigue grave. En la ciudad del pequeño, en Olot, se preguntan cómo pudo enfermar de una bactería que se creía erradicada desde hace casi tres décadas aunque no estuviera vacunado.

El estado del pequeño Pau, el niño de Olot infectado de difteria, sigue siendo grave pero estable. "Cada hora que pasa el pronóstico es más esperanzador" explica Boi Ruiz, el Conseller de Salut de la Generalitat Valenciana.

Una máquina ayuda a su corazón mientras empieza a responder al tratamiento, pero aún no se sabe si sus órganos quedarán afectados. Se le ha inyectado antitoxina diftérica, traída desde Rusia, porque ningún país europeo tenía fármacos disponibles para tratar la enfermedad.

Sus padres ahora confiesan que se sienten engañados por los grupos partidarios de no vacunar. La liga de la libertad de vacunación  recuerda que ellos consideran que la vacuna es tóxica y que no ha contribuido a erradicar la enfermedad.

Mientras, los vecinos de Olot confiesan que no tienen miedo a un posible contagio. Aún así,  se ha vuelto a vacunar a 150 personas, las que mantuvieron contacto con el menor cuando ya presentaba síntomas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.