LA ESCALERA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

LA ESCALERA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

'La historia de Pepe y Pepa' o cómo detectar la violencia de género desde el primer peldaño de la escalera

"La violencia de género no es solo pegar y que la violencia sexual no es solo violar", así explica la socióloga Carmen Ruiz Repullo a los adolescentes que la violencia de género no empieza con las agresiones, sino con muchos otras actitudes que empiezan desde el nivel más bajo de la escalera hasta llegar a la agresión.

Carmen Ruiz Repullo es una socióloga y docente andaluza que ha inventado 'la historia de Pepa y Pepe' para explicar a los adolescentes que la violencia de género no es solo pegar y que la violencia sexual no es solo violar.

De esta manera, elabora una escalera en la que la agresión física está en el último de los escalones de la violencia de género, pero antes hay muchos peldaños que los adolescentes no ven como graves, pero que sí lo son.

De esta manera, en su historia, que se puede leer íntegramente al final del texto, Ruiz Repullo explica con ejemplos cuáles son cada uno de estos escalones. El primero es el control de las amistades, que explica con la frase: "Parece que salimos con los demás, y yo quiero estar contigo a solas".

Otros escalones son el control telefónico, con peticiones de abandonar grupos de Whatsapp, el hacer cambiar de aficiones, controlar la actividad en redes sociales, la forma de vestir y el carácter o incluso llegar convencer bajo su voluntad de realizar ciertas prácticas sexuales.

Por ello, la sociológa se dirige a los docentes para detectar la base del problema y ser conscientes de que esto se llama "violencia de género" desde el primer peldaño de la escalera, y que no hace falta llegar hasta la agresión física.

"Pepa no ha sufrido violencia física de manos de Pepe porque ella le ha dicho siempre que sí a todo. Pero llegará el día en que Pepa diga que no; y ahí es donde Pepe va a reaccionar con una agresión física", ilustra Carmen, que recuerda que "cuando alguien te quiere no te hace subir ninguno de estos escalones".

Además, advierte de que muchos se justificaran en el "es que las chicas también se lo hacen a los chicos". Sin embargo, explica que los chicos no suelen pasar del cuarto escalón porque ellos ponen fin a una relación antes de llegar más arriba en la escalera, mientras que el amor romántico que se enseña interesadamente hace que las chicas sigan subiendo los escalones pensando que "él va a cambiar" o "todo va a ir a mejor".

Por ello, cree que nuestro deber es hacerles ver que cualquier peldaño de la escalera se llama "violencia de género"; y que el último paso se llama "violencia sexual", es decir, hablamos de una violación.

A continuación puedes leer el cuento completo de 'la historia de Pepa y Pepe':

 

Seguro que te interesa

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.