CRÍTICAS A SU CONTRATACIÓN

CRÍTICAS A SU CONTRATACIÓN

El asesino de Nagore Laffage, contratado como médico en una clínica de salud mental

Lo condenaron a 12 años por asesinar e intentar descuartizar a Nagore Laffage en los Sanfermines de 2009 y nueve años después, Diego Yllanes, tiene el tercer grado y está trabajando en una clínica psiquiátrica. El centro dice que es un simple investigador que no atiende a pacientes. Pero otra web especializada oferta sus consultas: 100 euros la primera.

Confesó durante la reconstrucción del crimen. Primero la tiró al suelo porque no quería tener sexo con él, se ensañó a puñetazos con su cara y la estranguló.

"Haberla lanzado al suelo no lo recuerdo, estar encima de ella apretándole el cuello, sí", afirmó en el juicio Diego Yllanes.

Luego cogió un cuchillo de la cocina e intentó descuartizarla. Fue condenado a 12 años y medio de prisión, han pasado nueve y ya está en la cárcel, en tercer grado.

Como se ve en la página web de una clínica de psiquiatría de Madrid está trabajando como médico. En el centro dicen que estuvo con ellos, pero que ya se fue y que no ejerció recibió pacientes.

Sin embargo, una base de datos de médicos, dice lo contrario. Aparece su nombre y asegura que sí ejerce, como dietista nutricionista, en esa misma consulta.

La web ofrece la posibilidad de pedir cita con él, que como detallan no es barata: una primera visita sale a partir de los 100 euros.

La madre de Nagore Laffage denuncia que "es una falta de respeto impresionante para las víctimas".

El caso de Nagore fue un escándalo para las asociaciones contra la violencia machista. De los 20 años que pedían para él, sólo le cayeron 12 y medio. La razón: le rebajaron la pena por ir borracho y porque, según el jurado, actuó por un arrebato emocional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.