CIENTOS DE MANIFESTANTES EN LAS CALLES

CIENTOS DE MANIFESTANTES EN LAS CALLES

Charlotte decreta el toque de queda tras la muerte de un manifestante durante las protestas

Jennifer Roberts, alcaldesa de Charlotte, decretó el toque de queda en la ciudad desde la medianoche hasta las 06.00 a.m tras conocerse que el herido de bala en la segunda noche de protestas ha fallecido.

Una manifestante durante las protestas en Charlotte | EFE

Cientos de personas protestaron en las calles de una militarizada Charlotte en la tercera noche de manifestaciones raciales pese a que rige un toque de queda decretado después del fallecimiento del hombre herido de bala en la segunda noche de protestas.

Las últimas protestas fueron menos violentas que las de los dos días anteriores, pese a que la Policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a algunos de los manifestantes y que dos agentes fueron atendidos después de que les rociasen con un agente químico, de acuerdo con información del cuerpo. Las calles de Charlotte estaban llenas de soldados y blindados de la Guardia Nacional después de que el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, decretase el estado de emergencia tras dos noches de fuertes disturbios.

Al estado de emergencia se le unió el toque de queda que decretó la alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, a partir de la medianoche y hasta las 06.00 hora local ante la tercera noche de protestas, una medida que "estará en vigor cada día" hasta que concluyan los disturbios.

"Se prohíbe desplazarse por la calle, callejón, carretera o cualquier otra propiedad pública, excepto aquellos que estén buscando asistencia médica, comida o servicio necesario para el bienestar de sí mismos o sus familias", señala la proclama. La Policía, de todos modos, informó pasada la medianoche que no impondrá el toque de queda mientras la protesta sea pacífica.

Además del muerto, los disturbios han dejado numerosos heridos y medio centenar de detenidos. Las protestas estallaron después de que un policía matase a tiros al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años, en el aparcamiento de un edificio de apartamentos mientras esperaba que su hijo regresase del colegio para recogerlo.

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

Te recomendamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.