ESTÁN DISPUESTOS A LLEGAR AL PARLAMENTO EUROPEO

ESTÁN DISPUESTOS A LLEGAR AL PARLAMENTO EUROPEO

Trabajadores de Tragsa se encierran durante 24 días para exigir que readmitan a sus 555 compañeros despedidos

Los trabajadores de la empresa pública Tragsa se han encerrado durante 24 días para exigir la readmisión de sus 555 compañeros que han sido despedidos. El ERE, que planteaba el despido de 1.336 empleados en España, se encuentra paralizado aunque tiene el visto bueno del Tribunal Supremo. Los trabajadores aseguran que nunca ha faltado el trabajo.

Después de 20 años trabajando, Fernando Hernández recibió la noticia. "Estaba encerrado con los compañeros porque no se me había comunicado y el 4 de enero me llegó un burofax a casa diciéndome que estaba despedido", comenta el trabajador.

Una situación idéntica a la que se enfrentó José María Sandoval, con más de 30 años de experiencia en su puesto. "Uno se encuentra perdido, no sabe por dónde tirar, qué hacer... Te apuntas al paro pero a un caballero de 58 años lo fácil es que no te llamen ni para una triste entrevista", explica.

Ellos ya no pueden entrar en la sede de Tragsa en Valladolid donde, desde el 31 de diciembre de 2015, muchos de sus compañeros permanecen encerrados. Protestan contra un ERE planteado por Tragsa en 2012 que pretendía despedir a 1.336 trabajadores en toda España.

La empresa, a través de un comunicado, aseguraba que "al haberse registrado una mejora en la actividad, se daba por finalizado el procedimiento de despido colectivo tanto en la compañía como en su filial". El ERE ha afectado a 555 trabajadores y, por eso, han anunciado que seguirán encerrados y llevarán a cabo movilizaciones.

"El paso que ha dado la empresa no nos sorprende. Vamos a seguir con nuestras movilizaciones y las incrementaremos hasta que el último de los trabajadores despedidos retorne a esta empresa",  explica Ángel Hernández, presidente del comité de intercentro de Tragsa.

Aseguran que los despidos no se justifican porque hay en exceso de trabajo. "En los dos últimos años desde que se presentó el ERE, hemos estado trabajando, y trabajando a tope", aseguran Fernando Hernández.

Además, denuncian que la compañía utilice la reforma laboral para sustituir a trabajadores fijos por otros eventuales y más precarios. Por eso, están dispuestos a llegar, incluso, hasta el Parlamento Europeo para que hasta el último de los trabajadores despedidos sea readmitido.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.