DESMIENTE LA INFORMACIÓN

DESMIENTE LA INFORMACIÓN

Alex Txikon: "Ya estoy en el campo base y os aseguro que yo no he abandonado"

El alpinista vizcaíno, Alex Txikon, asegura que persistirá en su intento de hacer cumbre en el Everest (8.848 metros) en invierno y sin oxígeno artificial, según ha comunicado él mismo. Reproducimos la crónica del propio Txikon desde el Everest, en la que cuenta que temió por su vida tras una avalancha. Ahora, el montañero esperará a los próximos días para decidir "los pasos a seguir".

Foto del campamento base
Foto del campamento base | Alex Txikon

El montañero vizcaíno Alex Txikon ha bajado al campo base, pero persistirá en su intento de hacer cima en el Everest (8.848 metros) en invierno y sin oxígeno artificial, según ha comunicado él mismo a su equipo de apoyo.

"Yo no he abandonado; la expedición sigue; vamos a descansar estos próximos días y luego decidiremos los pasos a seguir", ha subrayado Txikon, que ha desmentido así al director de Seven Summit Trek, Mingma Sherpa, quien había asegurado que el montañero abandonaba el intento tras regresar al campo base debido a los fuertes vientos.

Alex Txikon y el resto de compañeros escaladores que lo acompañan han llegado a eso de las 13:55h (hora española) al Campo Base, después de una bajada de casi 9 horas desde el C3 bajo (a unos 7.050 metros) y bastante accidentada; muy cansados y con ganas de continuar en la expedición.

Alex Txikon durante su ascenso al Everest | @AlexTxikon

Reproducimos el relato de Txikon esta misma tarde a través de un mensaje de WhatsApp:

Decidimos pasar la noche en C3. Ofrezco mi saco y esterilla por si alguno no puede más y prefiere dormir en C3. Finalmente nos metemos con todo dentro de la tienda: crampones.... Nurbu, Chhepal y yo.

Fundimos algo de nieve, apenas dos sorbos cada uno y nos metemos con todo dentro del saco. Segunda noche sin dormir: no puedo del dolor y del frío. Escalofríos que me acompañan toda la noche y este dolor de los pies no me ha dejado descansar ni un minuto.

En principio hoy queríamos salir con el sol. Ya vale de tanto sufrir! Nurbu a las 7.00 se ha despertado y sugiere que nos bajemos; Está la tienda que da pena! Ha sido una larga y dura noche! me mentalizo y sé que falta un último peldaño.

Con lo que más he sufrido ha sido poniéndome las botas; en 10 minutos estaba preparado y he salido el primero precedido de Chhepal y Norbu. Lo que desconocía por completo era lo que estaba a punto de suceder.

Cuatro rapeles y miro para arriba. Veo a Chhepal para entrar en la vertical y Norbu aún muy cerca del emplazamiento del C3. Joer con el viento!, Toda la noche soplando y ahora no nos deja ni un segundo; sopla con muchísima fuerza, hace muchísimo frio, mucho!

Vengo con las manos tiesas. Voy rapelando con los guantes, no me da para más;, me encuentro en uno de los fraccionamientos; estoy con las manoplas tratando de chapar mi mosquetón de seguridad al siguiente fracicionamiento, el gatillo se ha quedado enganchado en el pulgar de la manopla ... .

Algo me golpea, no sé Alex, qué está pasando!, No veo nada. Tan solo me preocupa que el mosquetón de seguridad esté pasado por la cuerda; voy cayendo cada vez más rápido; Sé que voy en una avalancha, y sé que me voy a dar una buena ostia! Si no he chapado el mosqueta sé que voy a morir y si va chapado, voy a detenerme después de caer este fraccionamiento que son mínimo de 100 metros!.

Creo que toco la pendiente en estos 100 metros en tres ocasiones. Según voy cayendo a gran velocidad finalmente me detengo en seco; me frena la caída, un tornillo, y no puedo respirar. Me agobio muchísimo; apenas siento un hilito de aire.

Me voy viendo y sintiendo mientras tanto como estoy; el miedo se apodera de mi ya que va más de un minuto sin que entre aire en mis pulmones! Finalmente, empiezo a respirar! La avalancha empieza a ser de piedras y caen cientos de piedras.

Miro de reojillo para arriba y veo a Chhepal aguantando; Norbu ha tenido más suerte y no le ha caído nada; me siento mirando valle abajo, golpeándome cientos de piedras; esperando a la muerte.

Estoy muy pillado y no puedo hacer más ... Al de casi diez minutos dejan de caer piedras; miro para arriba y joer pienso como letxes estoy vivo! una entre mil!!.

Con toda mi poca energía, empiezo a rapelar de nuevo con los guantes, lo más rápido que puedo y me siguen Norbu y Chhepal. Nos reencontramos en la base, y Chhepal está sangrando de la cabeza, tiene una brecha.

Mañana será evacuado a Katmandu.

Hemos tenido suerte pero de la de verdad!, Qué miedo hemos pasado! Cada vez que me veo cayendo ,a toda velocidad un escalofrío recorre mi cuerpo y aun no sé cómo no me he roto nada tras frenarme en seco.

Eso sí me duele cada parte de mi cuerpo; esperemos que mañana sea mejor día .Ayudamos a Chhepal.

Llegamos a C1 arrancamos para campo base, el viento sopla aun con mucha fuerza; vamos todos en llanta, pero con una sonrisa, y pensando en la cascada, ya hemos tenido hoy suficiente. Han sido días duros; muy muy intensos, con un compromiso altísimo.

Nos metemos en la cascada. Apenas me quedan fuerzas pero voy muy tranquilo, tan solo suplico a cada serack o en zonas expuestas que no se caigan ahora, ahora no por favor!! No hasta llegar al depósito que me esperan Pablo y Aitor.

Creo que he deseado este momento desde que salí de campo base el día 10, pero ahora mismo después de lo sufrido y padecido he de decir que me siento un poco más vivo.

El equipo está muy tocado. Perdimos a Carlos, después a Lakpa, ahora nos quedamos sin Chhepal y tan solo quedamos 5, me siento con muchísima fuerza de probar suerte de nuevo. Ya veremos qué pasa los siguientes días.

Efe | Madrid | Actualizado el 14/02/2017 a las 19:53 horas

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.