MUJERES 'DENUNCIABAN' LA HOMOSEXUALIDAD DE SU MARIDO EN TV

MUJERES 'DENUNCIABAN' LA HOMOSEXUALIDAD DE SU MARIDO EN TV

Cuando la Policía equiparaba a homosexuales y pederastas: así era la homofobia sangrante en los años 90

Madrid se convierte en la capital mundial del Orgullo pero hace sólo 20 años, en España, la homofobia era lo habitual. Se trataba a los gays como delincuentes o enfermos. Hemos tirado de archivo para recordar cómo éramos entonces y cómo hemos cambiado en tan poco tiempo.

María fue a la televisión a denunciar la homosexualidad de su marido: "Que sea tu marido mariquita perdóname". Para ella era un enfermo: "Le llevé al psiquiatra para ver si se podía solucionar, con medicamentos, con tratamiento, pero no hubo manera". La periodista Nieves Herrero le preguntaba si había solucionado su "problema" a lo que ella respondía que "nunca".

En 1991 en la estación de autobuses se contrataron vigilantes porque había "miedo" porque los gays habían empezado a rondar la estación. "Yo respeto sus ideas, por eso hay libertad de expresión y democracia en España, pero en sitios públicos no pueden hacer eso", señalaba un vigilante. "Vienen a mirarse unos a otros, vienen dos del mismo sexo y les hemos pillado en los servicios", afirmaba otro.

Los colectivos de gays denunciaron agresiones, les trataron como delincuentes. "Esto era una guarida de gente maleante y desde que se han traído los guardias jurado estamos mucho más a gusto", señalaba un señor.

En 1995, la Policía Local de Valencia creó una ficha para describir a los sospechosos que identificaba, tenía dibujos y casillas para señalar cualquier rasgo físico y en el apartado "otras características", ser transexual u homosexual estaba a la altura de un pederasta. El jefe de la Policía era Juan Cotino y así lo justificaba: "Un exceso de celo por parte de algunos funcionarios".

Pedro Zerolo aún no estaba en política porque un candidato gay era inconcebible. "Yo sabiendo que era gay no le votaría a pesar de que fuese mejor que los otros", "eso es contrario a la naturaleza", aseguraban algunos ciudadanos.

En los 90 cosas así eran 'normales'. "Iba a fichar un jugador importante y me he enterado de que es maricón y digo no, a ese no le meto en el vestuario. Me he quedado helado". Menos mal que por suerte hemos cambiado rápido.

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.